Pan, carne y queso. Nada más. Podrías decir que es demasiado simple, pero esa simpleza es el sueño húmedo que saca al foodie que todos llevamos dentro. Las hamburguesas de La Inmaculada hacen que te tragues cada una de tus palabras, cada migaja y cada gramo de res procesada, eso sí, bien acompañadas de unas papas a la francesa.

Estos puristas de la hamburguesa dejan muy claro el mensaje: sin catsup, sin mayonesa, sin cebolla, sin lechuga ni jitomate, y aunque quitarle los adornos parece algo arriesgado, el placer en tu boca desaparece las dudas mordida a mordida.

Para la carne se inventaron una mezcla secreta, jugosa y llena de sabor, que te sirven en su punto; el bollo homemade maneja el dorado y ligereza adecuada para acompañar a tremenda hamburguesa. Puedes pedirla con o sin queso amarillo, pero a nuestro gusto es el toque que la hace una ganadora.

La versión sencilla es muestra de que La Inmaculada sirve calidad y no cantidad, pero te aseguramos que su hamburguesa doble respalda el apetito de cualquier tragón. Y si de plano lo tuyo no es la carne, también tiene una opción vegetariana —menos espectacular pero también sabrosa— de portobello.

El menú no tiene mucho más que ofrecer. Refrescos, cervecita bien fría, y vino en las bebidas, y galletas de chispas de chocolate por si se te antoja algo dulce para cerrar la comilona.

¡JÁLATE!

La Inmaculada tiene un local chiquito pero muy bien decorado en Mariano Escobedo 551-C, en Polanco. Para nuestra desdicha, sólo abren de lunes a viernes en un horario de 13 a 21 horas. Con 250 pesitos por persona la armas, con todo y postre.

 

PRUÉBALO SÍ O SÍ

Su hamburguesa doble con queso nos parece razón más que suficiente para hacer de este burger joint tu favorito; si quieres verte atrevido pídela con unas tiritas de tocino: te lo advertimos, corres el riesgo de no querer probar otra hamburguesa que no sea esta.

———FIN———

Localización: Mariano Escobedo 551-C, Polanco.

Menciones: @lainmaculadaham

Continua Viendo: