No hay duda de que los juguetes se colocan en el top de cosas más chidas de ser niño. Desde una simple pelota al carro de control remoto más sofisticado, el encanto de estos objetos se encuentra en cómo, a tan temprana edad, ayudan a abrir un mundo de posibilidades para las pequeñas mentes de los chavitos a través de la imaginación.

 

¿Estarías de acuerdo en que algo tan inocente y tan al alcance de cualquiera, como lo es un juguete, viniera cargado de prejuicios, toxicidad de roles de género, e imposiciones morales?

 

Aquí te dejamos algunos de los juguetes nocivos que han llegado al mercado, en espera de que nunca los encuentres en una de las cartas de tus hijos para Santa o los Reyes Magos.

 

 

En 1978 la oferta de muñecos se diversificó con Gay Bob. Rubio, con jeans apretados, una camisa de franela, un bolso, una oreja perforada, y genitales explícitos, la compañía Gizmo Deparment lo lanzó como el primer muñeco abiertamente gay del mundo.

Descrito por su creador, Harvey Rosenberg, como una mezcla entre Paul Newman y Robert Redford, este muñeco causó gran controversia entre el público, además de furia y preocupación en organizaciones anti homosexuales en Estados Unidos, porque #mochos.

Y aunque el mensaje nos encanta, la ejecución cargada de estereotipos nos hace pensar que hubiera sido mejor no tener nada.  

 

 


En una sucursal de la tienda One Dollar Zone, en New Jersey, se encontraron las muñecas de trapo llamadas Feel better dolls Muñecas para sentirse mejor, en español, las cuales muestran signos muy claros de racismo, pues se asemejan a una persona o infante negro.

“Para cuando las cosas no van bien y quieres golpear la pared y gritar, aquí está una pequeña ‘Feel better doll’ sin la que no podrás vivir. Solo agárrala firmemente por las piernas y encuentra una pared para golpearla, y mientras la golpeas no olvides gritar ‘Me siento bien, me siento bien’ “, dicen las instrucciones cosidas a su cuerpo.

¿Un juguete que enseñe a los niños a descargar su coraje o frustración golpeando a alguien más? No, gracias.

 

 

En 2012 la marca Distroller la misma que hizo famosas las caricaturas de Virgencita plis, con la figura de la Virgen de Guadalupe lanzó los Neotatos, una serie de juguetes que incluye a los Ksimeritos, Sigotos, Prematuros y Mikromeritos.

Aunque Amparo Serrano, creadora de la marca, niega que éstos sean una representación de fetos o de embriones, las similitudes y el mensaje provida detrás de ellos son innegables; los juguetes, por supuesto, están pensados para niñas. ¿Idealización e imposición de la maternidad dónde?

 

 

 

 

Siguiendo con eso de la idealización de la maternidad tenemos a Midge, la amiga de Barbie, quien está embarazada e incluye todo y un chamaco para que juegues a que atiendes el parto de tu propia muñeca.

Esta versión del famoso juguete escandalizó a los padres por la manera tan explícita de mostrar un embarazo, además de reforzar  estereotipos para las niñas. 

La primera vez que vimos a Midge fue en los años 80, y recientemente la relanzaron únicamente con una barriga magnética que puedes quitarle después de parir. ¿Divertido, no?

 

 

Más R32

ASMR con el Bebesaurio:

Las duras con Ventura

Podcast

Sick Sad World

Un mundo feliz

The good life

Deja un comentario