La huella de Roberto Borge, César Duarte, Roberto Sandoval y Javier Duarte, entre otros casos, no será fácil de olvidar.

El aspirante del PRI a la presidencia, José Antonio Meade, tiene en esos escándalos de corrupción uno de los principales desafíos de su estrategia para ingresar a Los Pinos.

La agenda del ex secretario de Hacienda debe diseñar planes de combate a la corrupción, delincuencia e inseguridad para convencer al electorado, señalan especialistas.

De acuerdo con el INEGI, al 66 por ciento de la población del país le preocupa la inseguridad y al 51 por ciento la corrupción. El desempleo inquieta al 40 por ciento de las familias mexicanas.

La corrupción ha sido señalada como una necesaria preocupación para Meade Kuribreña, ante abusos de poder e impunidad como los que tienen en procesos judiciales a Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, y a Roberto Borge, de Quintana Roo, ambos presos.

«Sin duda que José Antonio Meade deberá enfrentar una grave crisis de corrupción en el partido», asienta Alberto Nava, quien es investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe).

«Deberá reparar un tejido de confianza roto desde el interior del PRI, deberá cargar con un problema que el mismo gobierno federal dejó crecer desde las gubernaturas y que ahora ha pegado a las instituciones federales».

Un priísta que no es priísta

corrupcion inseguridad desafios de meade
No obstante la maniobra de «desmarcarse» del PRI, el tecnócrata José Antonio carga con el desprestigio de su partido. Twitter/JoseAMeadeK

Para Alberto Nava, una vía de salida para Meade sería el no pertenecer a un viejo grupo priísta: con la conformación de su nueva tropa, principalmente surgida del ITAM, podría manejar una imagen distinta para el electorado.

«Tal vez una estrategia novedosa para Meade es que no se está envolviendo en el mismo grupo de viejos priístas, ahora se ha forjado una comitiva nueva y, en su mayoría, que son conocidos de su infancia y de la universidad.

«Tal vez por ahí pueda quedar un poco alejado de los casos de corruptela como Javier Duarte o de Roberto Borge».

Insiste el especialista, sin embargo, en que se trata de una sombra de la que será difícil desmarcarse.

Podría interesarte: El tierno pasado de Eviel Pérez Magaña

“Pero esa herencia será muy importante para la definición del voto duro, junto con la inseguridad, son dos graves pendientes y quejas que la población tiene contra el PRI».

La expansiva corrupción

La absolución de políticos ligados al poder sin que se dicten castigos ejemplares ha producido que la corrupción escale entre las preocupaciones de los mexicanos, considera Nava.

“Tenemos los diferentes casos de ex gobernadores, pero ¿por qué no han sucedido estas investigaciones y detenciones desde que llevaban las riendas de sus estados? Si ya se han detectado malversaciones económicas, abusos de poder y demás delitos, es cuando la autoridad debe actuar.

“El problema que enfrentamos es que hay un oscurantismo dentro de los servidores públicos para hacer efectiva la ley, desde ahí debe darse un llamado fuerte de un presidente que en verdad busque frenar este cáncer”, determina el especialista del Inacipe.

Nueve de cada diez mexicanosa estima que la corrupción ocurre de manera frecuente entre servidores públicos y empleados de gobierno, de acuerdo con el INEGI.

La amenaza de la violencia

En 2017 se abrieron más de 23 mil investigaciones por homicidio doloso, de acuerdo con información del secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Organizaciones como el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) han cuestionado los resultados de la confrontación directa entre soldados y el crimen organizado.

En cambio, las organizaciones coinciden en que debe procurarse un regreso gradual de las fuerzas armadas a los cuarteles, junto con la certificación de las policías estatales.

corrupcion inseguridad desafios de meade
Ante autoridades federales, Rosaura Martínez Ruiz portó una camiseta con un reclamo sobre la desaparición de normalistas en Iguala. Centro Prodh.

Personalidades como el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, han opinado que la violencia en las calles se vincula al nuevo sistema de justicia penal, que ha dejado en libertad a varios delincuentes al no hallarles culpabilidad o porque el delito que cometieron no amerita prisión preventiva.

El titular del secretariado ejecutivo, Álvaro Vizcaíno, disiente.

«Es una gran mentira que el nuevo sistema de justicia penal sea el responsable de que se hayan disparado los delitos en las diferentes calles del país, el problema es que no se ha actualizado y capacitado a los cuerpos policiacos de todas las entidades y municipios.

«Los policías como primeros respondientes y los jueces como los encargados de dictar sentencia, encuentran graves vacíos en la implementación de la ley», evalúa el funcionario.

Podría interesarte: Un tatuaje motivó a la Marina a torturar y acusar a un joven

Los compromisos

Javier Oliva, especialista en seguridad egresado de la UNAM, y Alberto Nava consideraron que una clave para recuperar la legalidad es presentar estrategias diferentes a la de las confrontaciones bélicas que remarquen el tablero de muerte.

En cuanto a corrupción, apuntan que debe existir compromiso real de quienes ejecutan la ley; es decir, no dar privilegios ni ignorar a personajes con cierta importancia política.

corrupcion inseguridad desafios de meade
La mayoría de la población percibe la inseguridad como uno de los principales problemas del país, señala el INEGI. Twitter/PoliciaFedMx

Los analistas recomendaron a los aspirantes presidenciales cumplir sus promesas de campaña, detectar focos rojos de violencia y evitar que la impunidad fortalezca a los delincuentes, lo que mantendrá a la alza la desconfianza en las instituciones.

«Si se repiten los estereotipos de moches, tajadas o sobornos, seguiremos viendo muertos en las calles», estima Oliva.

«Hay que recordar que esto es una cadena: si se hace mal desde arriba, tendremos inseguridad en las calles».

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *